miércoles, 22 de abril de 2015

LA SOCIALIZACIÓN EN LA FAMILIA



Los niños adoptan el comportamiento en función de muchos factores, uno de ellos, quizá el más importante, es la familia. Es aquí donde se construye gran parte de su futura personalidad.

La disciplina es un tema muy amplio que abordaré en otro artículo, en este sólo me centraré en los factores de socialización.

En este sentido, existen tres elementos importantes que influyen en el niño:

  •      Los premios y castigos
  •      La observación
  •      El modelo

Premios y castigos.

La disciplina que aplicamos en casa no puede ser generalizada a todos los niños por igual porque cada uno tiene un modo diferente de sentir y reaccionar.

Según la teoría de la sensibilidad al refuerzo, los niños introvertidos tienen mayor sensibilidad al castigo y los extrovertidos, al premio. Esto es demasiado general y por supuesto hay excepciones, pero nos demuestra que no se puede aplicar la misma disciplina porque debe ajustarse al carácter de cada niño.

Yo soy de las que opinan que se debe combinar y alternar el premio con el castigo porque un exceso de cualquiera de las dos podría provocar ausencia de efectividad.  Lo más importante es utilizar coherencia, constancia y argumentos a la hora de aplicar el premio o el castigo.


La observación.

Este modo de socialización es quizá el más primitivo de nuestros rasgos de comportamiento; los animales lo utilizan para aprender, imitando todas las acciones que realizan los miembros de su familia o clan más próximos. Las personas observamos a nuestro alrededor, padres, hermanos, abuelos… todos ejercen una influencia en los más pequeños y por eso es tan importante cuidar los detalles de lo que hacemos o decimos cuando estamos en presencia de un niño pequeño.  Debemos cuidar el lenguaje, los modales y los actos porque de ellos dependerá su educación.


El modelo.

Los niños buscan un modelo a seguir, alguien a quien parecerse. Normalmente las niñas eligen a la madre y los niños al padre. Muestran un comportamiento similar a lo que ven en casa. Si la mujer tiene en casa un rol pasivo y sumiso, la niña estará aprendiendo a comportarse del mismo modo asumiendo que es así como una mujer debe comportarse; si por el contrario demuestra independencia y resolución, la niña estará adquiriendo este patrón de conducta. Lo mismo sucede con los niños, si un padre muestra agresividad en su lenguaje o maneras, el niño lo imitará.

Cuidado con lo que hacemos delante de los niños. Nuestro comportamiento es como una máquina de creación y una secuencia de pasos en falso estará construyendo un niño con las mismas malas actitudes. Proyectemos en los niños lo mejor de nosotros  porque será recompensando con creces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario